martes, 5 de mayo de 2015

"El día en que mi amiga visito Perú..."



Hace apenas unos días, una amiga de Ecuador visito Perú, era de ley el encuentro, no recuerdo desde que año atrás empezamos a ser contactos en las redes sociales y desde que momento en adelante la sentí más como una amiga.

En fin, el día había llegado, 02 de mayo, día sábado, me levante temprano y termine de hacer un cartel que le había prometido, (más que todo era en son de broma) se supone que debíamos llevar ese cartel al aeropuerto, pero como no pude, se lo llevaría al hotel; después de terminar mi cartel con aire a mural de niño de 3 años, aliste lo necesario, dinero (sufriente dinero, o eso al menos creía yo) llaves, identificaciones, espejos, papel higiénico, ah y una pequeña almohada con un Sinsajo, que daba la idea de ser un cojín original de la película Los Juegos del hambre. (Según yo)

Después de tantos preparativos, de correr por aquí y por allá, mientras esperaba a una amiga más que se había unido al tour, llegue allá a las 9:30am, exactamente a la hora pactada, eso fue un alivio, nos encontramos en el paradero con una amiga más, las tres juntas fuimos al hotel, no estaba nada difícil para ubicarnos, aun así por seguridad me encontré preguntando ¿Dónde está la avenida Belaunde? A una policía de tránsito.

Entre al chat pues había visto que nuestra amiga nos había escrito un mensaje, y por ver mi celular, no me di cuenta el momento en que ella ya nos había reconocido a nosotras.

Fueron minutos de suspiros, exclamaciones y Woow, wao, Woow, wao y más así.

El tour empezó entonces, nuestra primera parada fue el Centro Cívico, donde había una librería, lamentablemente por estar más entretenidas viendo los libros que había y armando pataletas por los que no tenían, (No tenían Trono de Cristal ¡VALGAME DIOS!) olvidamos tomar fotos del lugar.


Después fuimos a la Casa de la Literatura Peruana, donde después de conocer un poco más de la historia literaria en el país, y por supuesto esta vez sí hubo muchas fotos. Al salir decidimos ir a la Feria de Libros, el paraíso de todo lector.
Caminamos tanto y tanto, y gastamos dinero, que temí que tendríamos que ir cantando en el bus o lo que sería peor, devolver algunos de nuestros libros ya comprados, pero resulto que sí, que todavía podíamos seguir dando vueltas por Lima, pero literalmente teníamos los pies a punto de quebrarse. Estábamos cansadas a más no poder.

Cuando faltaba poco para llegar al hotel, empecé a sentirme triste, realmente la había pasado genial con mi amiga, no podía creer que esto no se volvería a repetir, que ella se iría y que tal vez ya nunca nos volveríamos a ver, sentí una profunda tristeza en mi ser.

Pensé en muchas cosas, en la tristezas de las despedidas y en los fugaces que son los momentos felices, en como los instantes pasan pero el cariño se queda en tu corazón como una huella indeleble y que podemos hacer cualquier cosa con eso, desde construir recuerdos imperecederos hasta hacerlos cuadros de arcoíris en días lluviosos. Tal vez nunca más la vuelva a ver o tal vez sí, sea lo que sea que dicte el destino, vivir un día como aquel, es una de las cosas que voy a contar a los que quieran oír. Todas las cosas que hablamos, todas las fotos que nos tomamos, las risas, los chistes, los gritos.  Es una de las mejores experiencias que viviré este año.

Todo queda registrado por siempre en un día de mayo.





P.D. En el cartel, entre pedazos para armar, estaba esta cómica historia que escribí.

Esa mañana en Lima, Lena se despertó temprano, pues quería ir a comprar su libro de 50 sombras, Katniss peleaba con Chaol sobre esto, pues ella quería ver a Dorian actuar como Grey y él no tenía planes de que el príncipe se levantara temprano aquella mañana después de la noche de strippers que habían tenido los dos. Por su parte Peeta estaba en su consultorio psiquiátrico, tenía a un Tobías Eaton, apodado  2x2:4, muy deprimido, porque no podía soportar la muerte de su disque novia “Emperatriz” o se llama Tris? Va, no importa, estaba muerta igual.
Afuera en el prado lejos de toda esta trifulca familiar y mental, una Celaena muy confiada había retado a un duelo de arquería a un muy vanidoso Kvothe, ambos habían dado en la liana y ahora discutían a viva voz atrayendo la mirada de todos, Percy Jackson cansado de sus gritos que no le dejaban dormir, conecto una manguera a un caño de agua y los empapo a los dos diciendo: “Por el poder de Poseidón”. En ese mismo momento pasaba un Harry volando en su escoba, que fue atraído violentamente por el poder del viento que Kvothe había invocado, muy molesto él saco su varita para lanzarles un hechizo, pero entonces un Jace con un sentido de “Cuida a los mundanos” muy arraigado, lanzo sus cuchillos enlazando así, la manga de Potter con todo y varita en la liana. Muchos aplausos se escucharon, la multitud, lo apabullaba, Katniss se apresuró para invitarlo a su casa sin ver el cabe en el pie que una pelirroja desconocida le ponía. Se cayó y sus fechas salieron disparadas.
Por ultimo un Alex con carteles de “Derriba los Muros” se dejó ver en el prado, todos voltearon a ver al nuevo desconocido, sin embargo también apareció una chica con un extraño color de ojos, no. No era color, sus ojos eran diferentes. – Me llamo Wanda – dijo ella – y tengo boletos para todos, nos vamos a recorrer Lima – wiii
Todos rieron y el viaje empezó.


                        

1 comentario:

  1. Linda historia amiga, un resumen del gran dia que pasamos junto a Jo :D

    ResponderEliminar